Buscar este blog

domingo, 21 de abril de 2013

el grito de una yegua a punto de convertirse en mariposa. Kamran Mir Hazar

















1.
Incesantemente sobre el agua, horizonte,
Río partido,
Oxus* bifurcado,
Alguien se levanta defendiendo su posición;
O quizás
Un encantamiento hindú sobre la arena,
Moviéndose, deambulando por senderos y aterrizando en los piedecuestas
                                                                                              de las palabras;
Cada vez para volverse discurso, para conectar o tal vez desconectar;
Un húmedo tintero,
Hecho un ovillo entre la vasija de cristal,
Conectándose él mismo como para dejar el yo atrás,
La espiral del aliento toca los bordes de una taza de arcilla,
Los cinco sentidos se vuelven tridimensionales,
Enrollando, desenrollando, en la emoción de labios sellados,
Una persona errante a lo largo de un sendero, cargando el cáncer;
Aliento vaporoso descansando sobre la taza de té,
Las miradas fijas enlazadas,
Y la melancolía de deliciosos aromas chinos;
Una parte de nuestros cuerpos ha partido hacia el Tíbet,
El grito de una yegua a punto de convertirse en mariposa.

2.
Latas de cerveza y un puñado de dólares,
Él la mira de arriba a abajo,
Con su mirada mediterránea,
Arrogante, levanta la hoja de cannabis,
Quemando la mirada en el fuego de las palabras
El tres de agosto empacó sus maletas,
Poniéndose en camino hacia una ilusión muy lejana,
Un camino más allá de la civilización;

3.
Uno dijo bebamos este pocillo de libertad,
Uno corrió y corrió a lo largo del corredor de electrones,
Uno entró al sendero,
Uno alcanzó el puente,  el yo volviéndose uno mismo,
Los dioses y a través de los labios risa.
¿Ya llegaste?
El lugar donde el sendero es el sendero y el caminante en el camino;
Cuando las cambiantes arenas se afilan para volverse dunas, circulando y
Entregándote  al desierto de Nimrooz,
El malayalí* está presente;
Una peculiar composición geométrica.
4.
Y no pude continuar,
El yo que había estado en las montañas;
Pastoreando ovejas,
Inclinado, llevando amapolas muertas sobre mi espalda;
Ya los dueños de la tierra habían cargado con las frescas,
Pero el libro halló un nuevo rostro,
El libro llegó a ser una clave para la sabiduría,
Abriendo puertas para que se expandieran.
5.
Vestido con el atuendo de la pureza,
Los abetos de Herat cubiertos de nieve,
Un intento para que la vida del pueblo retorne,
Para que yo no tenga necesidad de escribir;
El uno, el arremolinado uno,
Mirando al vacío, distinto al yo,
Ha recorrido la distancia; ha demostrado paciencia;
Un no yo, dando vueltas sobre las más febriles noches de Kabul,
El clima no estaba frío,
Pero acurrucada en una esquina,
La nieve se movía hacia arriba de aquellas venas.



* Oxus: El río Amu Daria  es un largo río de Asia Central, antiguamente llamado río Pamir y Oxus, por los griegos. Nace en la cordillera del Pamir y sirve de frontera natural entre Afganistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán y desemboca en el mar de Aral. Tiene un curso aproximado de 2.540 kilómetros
*Los Malayalí son un grupo que habla el malayalam en el estado hindú de Kerala





PROMETEO
Revista  Latinoaméricana de Poesía
Número 88-89. Julio de 2011

http://www.festivaldepoesiademedellin.org


2 comentarios:

  1. Precioso poema.
    De una belleza inusual.
    Enhorabuena,

    Un saludo,

    Marta

    ResponderEliminar