Buscar este blog

martes, 27 de diciembre de 2011

reglas de conducta en los puntos suspensivos, David de San Andrés (antes David González)








Reglas de conducta en los puntos suspensivos
[1]


Durante un tiempo, en Barcelona, mi madre
fue ayudante en el laboratorio de investigación
de la casa del dolor de cabeza [2].
Mi madre, como es evidente, ignoraba por completo
el pasado nazi de la firma para la que trabajaba [3].

De pequeña, mi hermana Belén tenía una amiga.
Barbie [4]. Pero mi hermana aún no sabe la verdad
sobre su amiga: No era rubia, ni alta, esbelta
o sofisticada; en realidad su amiga,
Barbie, tenía doce años, vivía a las afueras
de Bangkok y trabajaba diecinueve horas seguidas
en un taller con rejas en las ventanas
y puertas cerradas con llave. Mi hermana, Belén,
todavía no sabe que su amiga,
Barbie, junto con ciento ochenta y siete personas más,
murió en un incendio que arrasó la fábrica en 1993 [5].

De la misma manera, yo no sabía, cuando lo compré,
que en mi televisor [6] sólo se podrían ver imágenes
reales de guerras civiles reales [7]
e imágenes, también reales, de obreras mejicanas
que debían someterse, por cojones o por política,
a test de embarazo ilegales, a análisis de orina
y a las manos que, sin ningún miramiento, palpaban
sus vientres; o que en mi teléfono móvil [8]
sólo sería audible el sonido de los reactores
nucleares de las distintas centrales nucleares
de alta peligrosidad esparcidas por el Tercer Mundo.

Como tampoco podía saber que (puntos suspensivos [9])

Este poema, por tanto, sólo puede tener un final.
El que cada uno de nosostros, de acuerdo con su conciencia,
quiera darle.




1. Este texto está dedicado a Klaus Werner y Hans Weiss, autores de "El libro negro de las marcas", libro del que proceden los datos recogidos en el poema

2. Bayer


3. Empleo de prisioneros de guerra y de personas sometidas a trabajos forzados como mano de obra, y fabricación del gas Zyklon B, para exterminar judios en los campos de concentración


4. De Mattel


5. El sistema de alarma para incendios estaba estropeado. No había extintores automáticos. Ni salidas de emergencia


6. Samsung


7. La de la República Democrática del Congo, sin ir más cerca.


8. Siemens A 50


9. Coca-cola, Nestlé, Shell, Disney, Nike, Tommy Hilfinger...





Voces del Extremo, Poetas en Moguer. Poesía y Canción, VV.AA., Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2004



sábado, 24 de diciembre de 2011

canción de navidad, Serrat & Sabina





No es verdad que me de náuseas la navidad
me conmueve la madre
el niño, la mula y el ‘güey’
lo que pasa es que estalla
una bomba en la noche de paz
lo que pasa es que apesta
a zambomba el mensaje del Rey.

El portal de Belén
es un zulo virtual
pero en vez de turrón
este invierno me como un marrón
unos hígados chumbos envueltos en Papel Albal
y Gaspar en lugar de una bici me pone carbón.

Ojalá no abrasara el calor del hogar
cómo hacer cuando toca reír
si me da por llorar
corazón, no me quieras matar
corazón, sé de sobra quién paga, quién cobra
quien hace vudú
quien satura el cubo de basura de tu cotillón
San José se enfadó con el padre del Niño Jesús.
Para ti escribí este sol fa do re mi
te lo vas a encontrar en el árbol de Papa Noel
cómo voy a decirte que no cuando sabes que sí
que el cus cus sabe a grano de pus tatuado en la piel.

Satanás es un capo llevando el compás
infiltrado en el supermercado de la Navidad.

No es verdad… No es verdad… No es verdad.

viernes, 23 de diciembre de 2011

navidad, Juan Francisco Delgado Lepe






En diciembre todo es
más caro y el violoncelo
no canta, el padre
mira las calendas
con ansiedad propia
de una locomotora,
y nadie comprende
la palabra de Dios
lejos del centro comercial
¡Dios ignorado,
Dios naciente,
Dios relegado a la esquina
del hogar, mientras
la gula levanta torres
de copiosas viandas
en torno de los ojos
ardientes, porque primero
se llena el ojo, y en treinta
días no se consigue lo mismo
con nuestra alma:
El estómago lleno,
que ocupa los rincones
de la conciencia,
y los bolsillos vacíos,
que lloran de hambre,
no dejan lugar al nacimiento
del hombre.



Voces del Extremo, Poetas en Moguer. Poesía y Canción, VV.AA., Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2004

miércoles, 21 de diciembre de 2011

testimonio, Louis-Philippe Dalembert






un día
empujé las puertas
del alba
y me senté
bajo una pórtico
frente al mar caribe
por única compañía
una pequeña silla de paja
que yo engaño por momentos
que yo engaño a veces
las noches de chaparrones violentos
cuando las lámparas
han detenido su diálogo
con una mecedora
de paja y las agrias estrellas
de un ron de caña

y allá
frente al mar
nuestros conciliábulos mudos
esperan cada vez
remontar la infancia
de su vagabundaje
también la adolescencia
de sus utopías
que tardan en extinguirse

un día
empujé las puertas del alba
desde entonces veo el mundo
a través de sus rayos
pálidos de sombra y azules de noche
sin las efusiones
de mis heridas

aquel día
frente a la mar caribe
soñé
con un poema
que en ninguna parte comienza
o en tal caso en la infancia
y no termina en ninguna parte



jacmel, 13/07/2006

lunes, 19 de diciembre de 2011

cuentecillo de navidad









Navidad rojinegra




Tu uniforme es rojo
Y el mío negro
Como las plumas de los gallos de pelea
De quienes hablaba en su canción Chicho Sánchez Ferlosio

Pura coincidencia
Papá Noel

Nuestro reñidero es un centro comercial
Nunca nos miramos a los ojos
Y nos acostamos
Cuando sale el sol

Sin cantar

domingo, 18 de diciembre de 2011

andy warhol habla a sus dos criadas filipinas, Alfred A. Yuson







El arte, mis queridas, no es limpiar
después del acto. Tampoco es lavar
el polvo con el jabón del tacto. De hecho
y de verdad, mis queridas, el arte es centro

muerto, entre comidas, entre especias
y deterioro. Llena el pan blanco,
extendido en obedientes tajadas de vida.

El arte son las cartas que enviáis a casa
sobre el hombre al que servís. O la ensalada
que traéis a mi salón de élites.
Mientras Manhattan observa la sopa

de nuestras afinidades. Y oímos hablar del golpe de estado
en vuestras islas. Donde copian el amor
como lo hago yo, como vuelvo una y otra

vez al arte. Quizás también es el tiempo
marcado por la arena en vuestros zapatos, derramándose
suavemente como un rumor. Codicio vuestros corazones.
En nuestro Dios creéis. Y es vuestro día libre.

viernes, 16 de diciembre de 2011

compañero enemigo, Juan Antonio Bermúdez






Compañero enemigo, nos convocan
los bárbaros tambores, las sirenas
leprosas de la guerra, el olor acre
que reclama genética veganza.
Desobedeceremos. Cruzaremos
los cuchillos delante de la lumbre
en la tierra de nadie, que es mi tierra,
nuestra tierra sin planos ni alambradas.
Y allí compartiremos el arroz
y la perplejidad de estar tan vivos
entre tanto cadáver contagioso.
Compañero enemigo, no te mueras,
ni me mates, ni huyas, ni te rindas,
que tenemos que hablar de muchas cosas.


Voces del Extremo, Poetas en Moguer. Poesía y Canción, VV.AA., Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2004

domingo, 11 de diciembre de 2011

pérdida, Yevgeny Yevtushenko






Rusia ha perdido
a Rusia
dentro de la propia Rusia.
Rusia se busca a sí misma
como buscar en la nieve un dedo cortado
como buscar una aguja en un pajar
o como una ciega mujer vieja
alzando enloquecida sus manos en la neblina
busca con esperanzado exorcismo
su extraviada vaca lechera.
Quemamos nuestros íconos.
Dudamos de nuestros grandes libros.
Luchamos únicamente con desconocidas lamentaciones.
¿Es verdad que estamos condenados a vivir
vistiendo solamente un camisón de seda
para dormir y soñar
devorados por la adulación y comidos por las polillas
o vivir como los presos con trajes enumerados?
¿Es verdad que la epilepsia
es nuestro carácter nacional?
¿O un ataque de fantasías
o estremecimientos de auto humillaciones?
Hubo viejas rebeliones para crear un nuevo tipo de kopek,
la hubo contra los frutos de otros países
como las papas por ejemplo,
y ahora todo eso es sólo un sueño inofensivo.
Hoy día las rebeliones inundan todo el Kremlin
como una marea mortal.
¿Es cierto que los rusos
sólo tienen una única opción?
¿el fantasma del Zar Ivan el Terrible?
¿el fantasma del Zar Caos?
Tantos impostores
tanta falsedad.
Cada uno es un líder
pero ninguno guía a nadie.
Estamos confundidos sobre qué slogans hay que tener.
Y hay tanta neblina en nuestras cabezas
que ninguno conoce la verdad
y cada cual es culpable
de todo.
Hemos caminado tanto entre la niebla
con sangre hasta nuestras rodillas.
Oh Señor, hemos sido suficientemente castigados.
Perdónanos,
ten piedad de nosotros.
¿Es verdad que no existimos más?
¿O es que aún no hemos nacido?
Estamos naciendo ahora.
Pero es tan doloroso
volver a nacer de nuevo.

(1991)

viernes, 9 de diciembre de 2011

la ventana indiscreta (Julián Grimau), Alfonso Sastre







¡Otra vez esas radios extranjeras
vomitan contra España su veneno!
Salimos ahora al paso de ese trueno
explicando las cosas verdaderas.

No ha habido tal señor defenestrado
ni se empleó en su trato tortura.
Tratósele con tacto y con dulzura.
Se le invitó a pasar a lo vedado.

Saludósele allí con cortesía.
Preguntósele por sus actividades
de manera correcta y muy humana.

Díjonos su opinión de la amnistía.
Dijímosle después nuestras verdades
y arrojóse sin más por la ventana.




Voces del Extremo: Poesía y Realidad, VV. AA., Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2003

miércoles, 7 de diciembre de 2011

método para lavarse las manos, Usha Akella






Usa jabón y agua de la llave,
frota tus manos vigorosamente,
lava todas sus superficies, incluyendo
su revés,
las muñecas,
entre los dedos,
bajo las uñas,
enjuaga bien,
seca tus manos con una toalla de papel
cierra la llave con una toalla de papel,

no con las manos desnudas,

desgarra el alma de un hombre en Abu Ghraib.

martes, 6 de diciembre de 2011

peggy, Vicent Camps






cuando éramos niños
una vecina regaló a mi hermano
una perrita a la que llamaba Peggy

deberíamos haberla llamado Linda o Sultana
como a cualquier perra del barrio

pero los mayores
querían que hasta los perros
disfrutaran del sueño americano

ésta vida rápida
ha arrollado a mi hermano

a Peggy
hace ya muchos años
la atropelló un camión
de la Coca-Cola



Miscelánea, Ediciones del 4 de agosto, Logroño, 2008

domingo, 4 de diciembre de 2011

propiedad privada, Manuel Fernando Macías Herrera





los perros que ladran en los almacenes
también muerden a los hombres
que desatarían sus cadenas



Voces del Extremo: Poesía y Realidad, VV. AA., Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2003

jueves, 1 de diciembre de 2011

la gran marcha, José María Memet





Anoche tuve un sueño, un gran sueño
Las putas de Santiago y de provincias
en una gran marcha
avanzaban por Vitacura
en dirección a La Moneda

Tacones, medias caladas, diminutos vestidos,
culos al aire, tetas enhiestas y caídas,
todas con rumbo hacia el palacio

Decenas y centenas y miles
salían de locales nocturnos, diurnos,
de cafés con piernas, prostíbulos,
night club’s, tiraderos, oficinas,
casas y mansiones

Otras columnas convergían a Mapocho
viniendo por San Pablo, avanzando en Recoleta
Por Vicuña o Gran avenida o Puente Alto
la consigna era la misma

Se iba vaciando el Minotauro, el Rugantino,
el Maeva’s, el Lucas Bar, el Passapoga, los saunas
ante esta ola incontenible

si todas somos putas y nos tratan como putas
entonces somos mayoría
gritaban por las calles

y ya frente al palacio
millones de chilenas coreaban
queremos ser gobierno, queremos el poder

y desperté sudando
-junto a mí dormía otra:
plácida, bella, eterna y joven-
pero era otro sueño, eran capas de sueños
que como olas llenaban mi cerebro

y allí en la plaza
frente al palacio donde cayó Allende
se abrazaron todas
lloraban, reían, corrían como locas,
se desnudaban por millones,
se arrojaban sobre el pasto y miraban las estrellas

Nunca se es más libre que en un sueño
Los sueños no tienen moral ni ética, son sueños,
y las estrellas son hermosas.

martes, 29 de noviembre de 2011

Dios y la vieja ley, Kortatu + Santa María, 1979








Santa María, 1979



Por tanto, si tu ojo derecho te escandaliza, arráncatelo y arrójalo lejos de ti.
Mateo 5:29


Cuando mi colega el Pirra y yo
Nos sentábamos a beber vino peleón
Y a comer cacahuetes
En la puerta exterior de la sacristía
De la iglesia de Santa María
Y los fieles y el cura nos increpaban
Escandalizados
Constatábamos algo que ya intuíamos
Desde nuestra época de monaguillos

Que aquella gente prefería mil veces
Arrancarse el corazón
Antes que un ojo

domingo, 27 de noviembre de 2011

André Bretón escribió, David Franco Monthiel






André Bretón escribió
que el acto
surrealista por excelencia
era salir a la calle armado
con un revólver y disparar sobre la gente.


Pero si el surrealista conoce
quién le llena la cartera de migas
quién le comprime el aire azulado de los bolsillos
quién le seca el grifo y marchita los congeladores,
quién le carga el hombro con el fantasmagórico
peso
de tantos años de sudor vendido,
a quién debe letras de un abecedario del robo
quién
le roba,
quién
lo manipula,
quién
lo explota,
quien
vive
del robo de su trabajo


sabrá a quién apuntar.




Voces del Extremo: Poesía y Realidad, VV. AA., Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2003

sábado, 26 de noviembre de 2011

contando ovejas





Un día
-Mientras yo trataba de echar de los raíles a un par de ovejas
Y éstas se burlaban de mí
Llevándome de un lado para otro
A su antojo-
Pasó con precaución
Por la vía contigua
El tren que recorre el trayecto Manacor-Palma

En aquellos momentos
En que miles de ciudadanos egipcios se jugaban el pellejo
En la plaza Tahrir
Reclamando democracia a la junta militar que derrocó a Mubarak
Y las brasas de la primavera árabe
Aún no se habían apagado del todo
Un grupo de jóvenes marroquís
Se rieron ostentosamente de mí
Asomados a la ventana de un vagón

Ellos
Que quizá creyesen estar viajando a algún centro de ocio
O algo por el estilo
Cuando en realidad marchaban
Derechos al matadero

viernes, 25 de noviembre de 2011

dale papito, La Fulminante (Nadia Granados)

DALE PAPITO from lafulminante on Vimeo.

un poema de David Franco Monthiel







Los que se alcantarillan cuando las ratas vencen
Aquellos que gritan a por ellos
desde su casa
Los que te señalan desde su mazmorra
de platino,
Aquellos que no oyen la sintonía
de angustia en cada ebria multitud
Los que creen que el hambriento
sólo pide pan.
Aquellos que eligen su mordaza
amparados en el no tengo nada que deciro
y en los hijos de violencia legal y salvaje
Los que nos anudan corbatas como nudos corredizos
Aquellos que al restallar del látigo
se convierten en barrotes de nuestra jaula
Los que no ven más allá del fin de la Historia
ni del fin de semana. Aquellos que malversan
bienroban y mejorviven.
Son los que exigirán que caiga sobre nosotros
el estruendo diario de la muerte
que se pasea en silencio por los despachos,
las celdas y las aulas.
Son los que desean barrer nuestras cenizas
bajo la alfombra roja de los palacios




Voces del Extremo: Poesía y Realidad, VV. AA., Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2003



miércoles, 23 de noviembre de 2011

tres poemas de U Sam Oeur







Antes del tiempo de mi niñez en la granja en Camboya, los Poetas Viajeros cantaban las profecías de Intda. Usaban alegorías para evitar que los acusaran de atacar al gobierno. Las profecías se centraban en un cataclismo que sucedería en Camboya en los años siguientes. Pero los intelectuales en Francia no prestaron ninguna atención a estas profecías; en cambio, se unieron a los comunistas vietnamitas y destruyeron su propio pueblo y su país.




LA PROFECÍA DE INTDA -1-


¡Los truenos en el este hacen el sonido traDOK!
los ancianos del pueblo cruzan los brazos y lloran
la hembra del cangrejo se arrastra hasta lo alto de la montaña para desovar
y la garceta blanca se mantiene escondida entre las cañas.

El árbol Bodhi da hojas aunque carece de raíces
la cobra incuba su veneno permaneciendo enrollada en su cubil,
los búfalos se ocultan para afilar sus cuernos
mientras el rey de los cisnes vuela en busca de un sitio para su nido.

Los petirrojos empollan los huevos bajo el árbol kongkea
mientras los negros cuervos llevan higos para regarlos en la tierra.
Todo el mundo los recoge y los conserva.
Después, se darán cuenta que estaban equivocados al hacerlo.

Las garcetas blancas de largo cuello hacen alarde
de que saben cuántos peces hay en el agua,

mientras las garcetas grises buscan comida en las ciénagas
disfrutando su vida muy discreta.
Aunque Sieha se pasea por ahí con un aire furioso
ellas siguen hartándose hasta el alba.

La tigresa sobrevive en su refugio en la selva,
se esconde en el momento apropiado,
y cuando los truenos retumban por todas partes
sale de su santuario para apagar las voraces llamas.

Aunque los toros y las garcetas blancas
parecen quererse en estos días,
como si fueran amigos íntimos
sus pensamientos son, de hecho, falaces.

Por otro lado, los tigres y las garcetas se mantienen separados;
nunca se encuentran.
Y cuando lo hagan
todas las naciones temblarán,

porque estos dos animales son feroces;
practican estrategias, tácticas y tretas;
ambos son poderosos
más poderosos que los rayos.

Ahora les pedimos que se levanten para contarlos:
¿de qué lado están?
¿están a favor de las garcetas, o son pro tigres?
Sólo aquellos que tienen visión pueden escoger bien.






Durante los sesentas, se cumplió la profecía de Intda, pero solo a lo largo de la frontera entre Camboya y Vietnam. Luego en 1970, “el petirrojo empolló sus huevos bajo el árbol kongkea” y “los negros cuervos llevaron higos para regarlos en la tierra”. Después, en abril de 1975, la profecía se realizó plenamente.



LA DECADENCIA DE LA CULTURA


En mayo del 75, escondí la preciosa riqueza,
empaqué arroz blanco en las maletas
y ropa vieja, un pequeño horno de hierro,
ollas, sartenes, platos, cucharas, un hacha, un azadón,
un poco de pescado curado en pequeños recipientes de plástico:
lo puse todo en una carreta y la arrastré hacia el este
bajo la luna llena.

“¡Ah, el hogar, el hogar! el suelo sagrado donde vivíamos felices,
el patrimonio construido, poco a poco, por mi padre,
¡Oh, la fuente de Naga con sus siete veneros,
preservando nuestras tradiciones de antaño!

¡Oh, Monumento de la Independencia! ¡Oh, biblioteca! ¡Oh, libros de
poesía!
¡Nunca podré cantar de nuevo los poemas de inspiración divina!
¡Oh, palabras quintaesenciales de los poetas!
¡Oh, artefactos que nunca podré tocar o ver de nuevo!

¡Oh, Phnom Penh! ¡Oh, pagoda donde adorábamos!
¡Oh, Angkor Wat, sublime monumento a
las aspiraciones de nuestros viejos antepasados jemeres!
¡Ah, puedo ver a través de estas tres selvas!

No estaré en ninguna parte,
no tendré noche,
ya no tendré días,
seré un hombre sin identidad.

“Dolor por las camboyanas
que fueron fieles a sus amados;
ahora vagan insomnes,
en cualquier rincón de sus hogares.
¡Oh, árboles rang, campos de desove,
convertidos en zancos quemados por la conflagración del Pot-Sary.
Aniquilen los árboles rang, las palmas de azúcar,
la República Jemer!”

No hay más intelectuales, no más profesores:
todos se han ido de Phnom Penh, llevándose los niños,
desposeídos, engañados hasta la última persona,
desde el culí hasta el rey.






PROFECÍA DE INTDA -2-


Compadécete de Nokor Kok Thlok-
en los viejos tiempos, tuvimos una vida sin preocupaciones,
ahora, dos hombros cargan tres troncos,
y los nativos son forzados a murmurar contra ellos mismos.

Los simios lanzan su progenie a los tigres
como manjares para paladares embotados-
ellos no tienen piedad por su propia carne y sangre-
el hambre de poder ha aturdido sus sentidos.

Oh, qué pena por el Rajá Sieha.
¿Por qué buscas refugio en el Himalaya?
No has aparecido para darnos consejo.
¿O hemos hecho algo que te ofenda?

¿Has notado que los lagos se secaron?
¿Que ha habido una sequía y que todos los peces murieron?
O es porque dos hombros cargan ahora tres troncos-
¿Es por esto que no has aparecido?

En tu larga ausencia, nos preguntamos qué va a pasar enseguida.
¿Vas a esperar que el preceptor te encuentre y te guíe de regreso?
¿O es a causa de que no encuentras una sombra dónde detenerte?
¿Es por ello por lo que no regresarás?

¿Por qué no tienes piedad de nosotros, seres sensibles
que han sufrido agonías indecibles?
Hoy en día no encontramos disfrute en nada,
sólo frustración y angustia.

Y ahora todo se estropea:
los cocodrilos se ahogan en los ríos.
Acaso sabes que los peces temen a los lagos,
y los cachorros de tigre temen a sus madres, y las nutrias temen a los peces.
Las anguilas temen el lodo, las garcetas temen los estanques.
Ahora el pequeño simio sabe hablar
y hay un gran árbol con tres escaleras,
donde hombres y mujeres se enamoran de demonios.

Secas calabazas naufragan en los arrozales,
mientras flotan por doquier rotos platos;
esto es llamado agitación social.
Y cuando hay truenos en abril, la lluvia rebosará las tierras,

inundando los arrozales y los jardines,
inundando los cinco ríos, los lagos y los estanques,
entonces los peces estarán jubilosos.
Eso alivia sus miserias; ellos sonríen a causa de la lluvia.

Algunos han visto una luz muy adentro en las junglas,
extendiéndose hasta una dama de bellas formas.
Incluso aunque su sampot* está sucio, ella no lo lava,
porque hay torrentes que arrecian desde la cúspide de la montaña.



*Sampot es un atuendo largo y es traje emblemático de Camboya

martes, 22 de noviembre de 2011

elecciones, Antonio Orihuela





Le dijo Pilatos: ¿Qué es la verdad?

Y cuando hubo dicho esto, salió otra vez a los judíos,
y les dijo... vosotros tenéis la costumbre de que os suelte uno en la Pascua. Jn. 18.38-40


Mi madre se indignaba cuando
en el interrogatorio de Pilatos a Jesús
el pueblo elige, finalmente, a Barrabás.

En España llevamos eligiendo a Barrabás
desde las primeras elecciones democráticas de 1977,

con una diferencia

el otro candidato
nunca ha sido Jesucristo.

lunes, 21 de noviembre de 2011

tres poemas de Arif Khudairi





MI HOGAR ES EL MUNDO

Siento
Como si cabalgara
Una veloz nube blanca.
Mi hogar
Es el mundo.
Duermo
En Delhi.
Me despierto
En Roma.
Mi hogar
Es el mundo.
Aunque
No posea
Ni un hogar diminuto.

Siento
Como si cabalgara
Una veloz nube blanca.
Mi hogar
Es el mundo.
Vuelo
Hacia el Este.
Vuelo
Hacia el Oeste.
Visito
Las pirámides,
El Louvre,
Kampong Air,
El Taj Mahal.

Mi hogar
Es el mundo.
Aunque,
No posea
Ni un hogar diminuto.

Siento
Como si cabalgara
Una veloz nube blanca.
Mi hogar
Es el mundo.
Deambulo
Por el Sahara.
Cruzo
Los siete mares,
Como Rimbaud,
Roykan,
Lorca
Y Gibran.
Mi hogar
Es el mundo.
Aunque,
No posea
Ni un hogar diminuto.

Siento
Como si cabalgara
Una veloz nube blanca.
Mi hogar
Es el mundo.

Amo
A toda la gente:
Negros,
Amarillos,
Y blancos.
Todas las tierras
Son mías.
Mi hogar
Es el mundo.
Aunque,
No posea
Ni un hogar diminuto.



CUANDO LA PAZ REGRESE

Cuando la paz
Regrese
A nuestra vida,
Cuando la sonrisa
Retorne
A nuestros labios,
Cuando el sol
Se eleve,
Una vez más,
Y las nubes
De la tristeza
Se desvanezcan,
Cuando vuelen
Libremente las aves
En los cielos,
Sin miedo,
Cuando la primavera
Vuelva a poner
Las hojas verdes
Sobre los árboles,
Cuando las flores
Se vistan
Con los colores del arcoris,
Y porten
Su dulce esencia,
Cuando el amor
Corra como los ríos
en nuestros corazones,
Cuando los niños
No estén más hambrientos,

Cuando ellos sean
Felices, llenos de esperanza,
Y seguridad,
Cuando los soldados
Vuelvan a casa,
Arrojen sus armas
A los océanos,
Y entonen
El canto
De la paz,
Cuando nuestra vida
Se llene
De belleza,
De verdad,
De buena voluntad
Cuando nuestros sueños
Sean realizados,
Cantaré
Mis canciones de amor
Para los pájaros,
Para las flores,
Y para ti.



HOGAR

Cada día,
Sueño con
Un hogar:
Un lugar
Donde el cielo
Es tan claro,
Tan amplio,
Sin fin,
Sin nubes,
Donde los ríos
están mezclados
Sin sangre,
Sin lágrimas,
Y los corazones
Son blancos
Como la nieve.
Un lugar
Donde no hay amos,
Ni esclavos,
Donde de día
Tejo,
Mi poemas
De amor,
Y belleza,
De libertad,
Y paz,
Y en la noche,
Duermo
Sin miedo
En mis ojos,

Sin dudas
En mi mente,
Sin dolor
En mi corazón.
Un lugar
Donde las personas
Son hermanos,
Y las mujeres
Son iguales
A los hombres,
Donde el amor
Es más preciado
A los corazones
Que el oro.
Cada día,
Sueño
Con un lugar
Que puedo
Llamar hogar.
Cada día,
Cada día.


Traducciones de León Blanco

sábado, 19 de noviembre de 2011

r.i.p., Emilio Corzo





Cómprese una aspiradora, un maravilloso
televisor, una acción en tres
trasatlánticos, ropa marcada
y brillante; un ataúd para que
no le pille desprevenido, una esposa
diligente y sencilla, un auto
todoterreno, unas zapatillas nike
para la cinta transportadora, un
gran arbolito de plástico, una casa
prestadora de todos los conforts
conformistas, una hipoteca facilitadora,
el power ranger de moda y la barbie
trituradora. Un chalet en la playa si aún
le quedan fondos.

Ya puede vivir usted tranquilo. Duerma y descanse
que mañana le toca producir hasta el día
que liquidemos su cuenta por su lamentable pérdida.
Descanse en paz.


Voces del Extremo: Poesía y Realidad, VV. AA., Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2003

jueves, 17 de noviembre de 2011

esti tampocu ye un poema de la esperiencia, Nel Amaro





Quiso Pablo
Neruda escribir los
versos más tristes. Tamién
naguo yo
por escribir los
versos más tristes. Escríbelos
entós, equí nel ermu
mineru d'Ojos Negros
albentestate. Escribo (por exempalu)
CA DÍA MUERREN SEIS
NEÑOS ETIOPES POR
CULPA LA SECA
Escritos queden ya (aunque
darréu venga J. L. García Martín
diciendo que
tampocu nun
son estos versos un
braeru poema de la esperiencia).


Voces del Extremo: Poesía y Realidad, VV. AA., Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2003

martes, 15 de noviembre de 2011

tres poemas de Ingibjörg Haralsdóttir





Poema de Noviembre

I

Me he sentado algo lejos. Esperando
que la tormenta pasara.
Eso creía.

De pronto estalló en mis oídos
un suspiro
desde el bosque de Octubre:

Desnudos y negros se alzaban los árboles
fríos todos los pájaros como la muerte
y helado el silencio

hasta que alguien dijo: De aquí
salen todos los caminos

II

Tú que conocías todas las respuestas
caminabas estirado
por el valle
con el dedo señalaste la cima:
hasta allá
querías llegar
sin vacilar, sin dudar.
Convencido

y ahora cabizbajo te paras
a la redonda sólo el blando
marisma

y el silencio

III

Como haber perdido a Dios
sin haberlo nunca tenido

como quedarse de pie
en el muelle
lista para viajar
y mirar los barcos
pasar de largo

como haber perdido
algo
que nadie nunca ha tenido


Traducción de Álfrun Gunnlaugsdóttir.



Seguridad

Discutíamos asuntos de seguridad:
es prudente ajustarse el cinturón
cruzar con la luz verde
ponerse bufandas y tomar vitaminas
dejar de fumar
de beber
Todo es tan peligroso en estos días
la contaminación horrible (flores marchitas)
y hay muchas cosas que engordan: la nata
oprime el corazón
aumenta la violencia dicen los sociólogos
tristes y llenos de responsabilidad
cuando llegue la noche lo más seguro
es quedarse en casa

Discutíamos los asuntos con franqueza
y precaución
de pronto la noticia:
ha estallado la guerra

Nos quedamos un rato sin decir nada

después apagamos el televisor
y cambiamos de tema diciendo nimiedades


Traducción de la autora.




Mujer

Cuando todo está dicho
cuando los problemas del mundo han sido
sopesados, medidos y resueltos
cuando los ojos se han mirado
y las manos han sido estrechadas
con toda solemnidad
llega siempre una mujer
a recoger la mesa
barrer el piso y abrir las ventanas
para ahuyentar el humo de los habanos

No falla


Traducciones de la autora.

viernes, 11 de noviembre de 2011

leyendo el poema de Peter Weis sobre el golpe de estado en Chile y la muerte de Pablo Neruda, Jorge Riechmann





Como niños que en voz alta hablan a solas de noche
para convencerse de que en realidad no están solos,
y encienden una luz porque no hay nadie en la casa,
nos decimos: el fascismo
va a acabar pronto. El imperialismo
es pasajero


VOCES DEL EXTREMO [POESÍA Y UTOPÍA], VV.AA. Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2002

lunes, 7 de noviembre de 2011

¡nunca más!, Jack Hirschman





¡NUNCA MÁS!

Fueron asesinados con gas, quemados
por millones, tan sólo por existir.
Los que sobrevivieron dijeron: ¡Nunca más!
Les pidieron venir a Hanói para
seguir con la revolución socialista.
Respondieron: ¡Nunca más!

Nunca más confiaremos en ningún gobierno.
Construiremos nuestro hogar en Palestina,
derrotaremos a los árabes de allí, los dispersaremos
o les permitiremos vivir como sombras andrajosas
en los campos de nuestra ocupación.
Viviremos de y en el capital de los Estados Unidos

como la nación judía, con Israel por nombre,
y nunca más nos someteremos a un holocausto
por el crimen de simplemente ser.
Pero mientras Israel crecía y prosperaba,
aquellos a quienes había desplazado y arrestado
susurraban: ¡Nunca más!

Pobres y sin tierra, construyeron su resistencia
y lucharon y perdieron una y otra vez
ante el ejército sionista de armas estadounidenses.
El idioma del socialismo, de la amistad
y la armonía entre pueblos de culturas diferentes
murió de desgaste en el Medio Oriente, por

el dinero. Los contratos. Los festines de retrete. Las mulas mustias.
Los topos tontos. Los subsidios de muerte. La estrella
de David desplegada sobre la tierra,
pero los verdaderos Davides estaban en las calles
tirándole piedras a Goliath.
Oh, ironía filistea, tan contraria a la de los hebreos.

Los más pobres, los que no tienen un estado,
que han convertido su odio a la aceptación sumisa
de la esclavitud en brigadas mártires de armas
humanas suicidas y que han llamado a sus hermanos
a unirse a su ataque sobre la feroz colonia
de los Estados Unidos de la Explotación;

ellos, los más pobres, sin hogar, en quienes
aún respira la única solución, la única
solución que no es genocida ni fratricida,
ni la ‘solución final’ 13, en la que los apretones
de manos y las palabras pueden aún abrir las puertas
al idioma del socialismo futuro del Nuevo
Israel y la Nueva Palestina,
--- en donde ¡Nunca más!
será el grito unificado
de ambos, dirigido a
la tierra del fraude y
al hogar de la codicia.



13. La 'Solución final' es el nombre del plan de la Alemania nazi para ejecutar el genocidio sistemático de la población judía europea durante la Segunda Guerra Mundial.

piden tierra y se la niegan, El Cabrero

sábado, 5 de noviembre de 2011

olor, Vicent Camps





OLOR


Tengo cuarenta y cuatro años
y pertenezco a la última generación de obreros
que en españa empezó a trabajar con catorce


Al taller se llegaba
con dos manos y dos oídos
que pronto agrietaba el mazo
y dos ojos que no tardaba en dañar
el arco de la soldadura

treinta años trabajando
tres cervicales que rechinan
y aún me quedan veintiuno
para seguir castigando
huesos y vista

en invierno los aprendices
distribuían latas vacías de pintura
por toda la nave industrial
y hacían arder dentro
leña de algarrobo mojada en disolvente
que desprendía un humo denso
que se colaba por cada rincón
del taller y la oficina

sí, lo sé, soy un esclavo del capital
llevo levantándome más de
diez mil días entre las seis y las siete
de la mañana,
llámalo miedo
alienación en el sistema
o ganas de comer caliente;

y aunque ahora
vendo a mucho mejor precio
mi trabajo

lo que aún no he conseguido
es quitarme de encima
ese olor a madera y disolvente,
que te impregna para siempre,
ese olor a chabola y a pobreza





OLOR


Tinc quaranta-quatre anys
i pertanc a l'última generació d'obrers
que a espanya va a començar a treballar amb catorze


Al taller s'arribava
amb dos mans i dos oïts
que pronte clabillava el mall
y dos ulls que no tardava a danyar
l'arc de la soldadura

trenta ayns treballant
tres cervicals que cruixen
i encara em queden vin-i-u
per a seguir castigant
ossos i vista

a l'hinvern els aprenents
distribuïen llandes bides de pintura
per tota la nau industrial
i feíen cremar dins
llenya de garrofera mullada amb dissolvent
que desprenia un fum dens
que es colaba per cada racó
del taller i l'oficina

sí, ho sé,
sóc un esclau del capital
porte alçant-me
més de due mil dies
entre les sit y les set del matí,

cridheu-ho por
alienació en el sistema
o ganes de menjar calent;

lo que aún no he conseguido
es quitarme de encima


i encara que ara
venc a molt millor preu
el meu treball

el que encara no he aconseguit
és llevar-me de damunt
eixa olor de fusta y disolvent,
que t'impregna per sempre,
eixa olor a xabola i a pobresa.




Vicent Camps,Taller, CELYA, Salamanca, 2003

jueves, 3 de noviembre de 2011

no hay trato, Juanjo Barral






NO HAY TRATO

En casa se repartían hostias
sin confesar.
Hasta que una mañana
Azucena, la única que llevaba
siempre las de perder,
le pidió a Rubén
que por favor le cogiera la toalla
del tendal, a 13 pisos de altura.

Sólo tuvo entonces
que trincarle por los pies
y parárselos para siempre
empujando un poco.

Ahora ella vive
y él deja vivir.


VOCES DEL EXTREMO [POESÍA Y UTOPÍA], VV.AA. Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2002

martes, 1 de noviembre de 2011

el nexo común, Juan Manuel Barrado







EL NEXO COMÚN

En las llanuras de Palestina
y en los suburbios de Europa
despunta el alba.

La radio,
como un basto almanaque,
anuncia la desolación, el hambre
inconcebible, la economía de Asia,
crímenes en serie de prostitutas.

Y habrá alguien que recuerde
-salvando la distancia-
el final horrible de Pasolini.
También la imagen de Marilyn
a solas con los barbitúricos,
la agonía del Che, la pobreza,
que forman parte de la mañana
-y antes el gas mostaza, la bomba atómica,
la lluvia ácida sobre las margaritas...


VOCES DEL EXTREMO [POESÍA Y UTOPÍA], VV.AA. Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2002

domingo, 30 de octubre de 2011

un poema de Hala Mohammad




4
A recobrar el aliento
como un ave al emprender su larga migración,
una poeta del Iraq posa en Damasco.

La poeta del Iraq
cinco años antes
de Bagdad había salido
sola

en Damasco vivió
cinco años
sola

y a volar se echó sola

a arremeter contra las nieblas
tan arriba que ni el águila
hasta allá puede fijar su vista

la poeta
ya nos es la presa de nadie cuando vuela
ha alcanzado
la plenitud de sus derechos

y recatadamente los degusta
sin mostrar cuánto apetito de ellos siente

los paladea con prudencia
con asombro tal vez
sabor de ciudadano
que se siente en una patria

cada paso
funda para ella una memoria
nueva
en lo nuevo
cada sol
cada niebla

que cada cosa nueva
ser nueva pueda

menos la patria

despierto de mi sueño
y me aterra el suyo tan profundo allá
su alejamiento me extenúa

la enormidad de sus sueños
el impacto de costumbres
y de rostros
y las carencias nuevas

también yo mis prevenciones trago
y con poco me contento
yo aquí

después de su viaje
en cinco noches
leí sus versos
y lloré
porque ni yo conocía su Bagdad
ni conocer pudo ella mi Damasco

en un callejuela
una barriada
en un estado americano
pasea ahora
en un inglés por la lengua materna atormentado

enseña su Bagdad allá

es un párrafo más
en el libro del exilio

no dejo aquí lágrimas mías
sino un eco de las lluvias
sobre aquella poeta
que en el Cham su Bagdad había perdido.


N.T. El Cham es desde tiempos remotos un nombre alternativo dado a la ciudad de Damasco y al país que la rodea.



Hala Mohammad

Traducción de Juan F. Jiménez

sábado, 29 de octubre de 2011

el poder se oculta bajo tu cama



"Magnífica película de intriga (...) consigue enlazar dos elementos que se repelen: por un lado, la descripción de alguien mezquino, depravado e inhumano, y por otro, que el espectador sea en cierto modo su cómplice" (E. Rodríguez Marchante: Diario ABC)

jueves, 27 de octubre de 2011

el escolta



¿Qué será ahora de los guardaespaldas de Pedrojota?... ¿los despedirá o no los despedirá?... Lo dudo.




El escolta


Escolta privado
Indica su placa
Aunque
Realmente
Parece mayordomo
A jornada completa
(Conduce el coche blindado
Compra los periódicos
Acarrea la compra
Transporta las maletas
Lleva a los críos al cole
Acerca a los señores
A la cancha de pádel
Pasea al perro
Etc. etc. etc.)

Es mi trabajo,
así están las cosas,
y que no falte

Alega

Desde luego
No le interesa el final
De la violencia

Pero
¿Y su protegido?
El jefe
¿Quiere
Sinceramente
El fin de ETA?

lunes, 24 de octubre de 2011

tres poemas de U Sam Oeur





Los jemeres nos forzaron a construir represas, canales y diques, forzaron a miles de hombres como esclavos a construir una gran represa en un lodazal. Durante un mes, no podía imaginarme una idea tan estúpida, así que mascullaba: “Esta represa se la llevará el primer monzón.” El jefe de mi grupo, llamado Sok, me oyó murmurando y le informó a un alto mando jemer que yo me estaba burlando de ellos, y por eso me envió de nuevo a las fosas comunes (Sok me contó esto después de que Pol Pot fue derrocado por Vietnam en febrero de 1979, y camino a casa pasé por su aldea). Pero el hombre de la carreta tirada por un buey que nos llevó, nos abandonó, sin comida ni nada, en un sitio desierto a la orilla del río Mekong. Yo me puse a pescar y conseguí un montón de pescado para la familia. A las dos semanas me enfrenté a una cobra enorme. Recuerdo que mi madre me contó desde otro reino que en mi viaje a través de tres selvas, encontraría una serpiente así. Me dijo que le hablara a la cobra como a una naga (serpiente sagrada), si no me picaría y me mataría. “No comas serpientes en esos días”, me advirtió mi madre.


LA COBRA BÚFALO DE AGUA Y EL PRISIONERO DE GUERRA


Trabaja, trabaja —talando árboles, descuajándolos, despejando monte,
transplantando arroz, sin un momento para descansar.
Al mediodía, solo, cuando despejaba un cañaveral,
una bella cobra negra

abrió su capucha frente a mí, demostrando su poder.
Pensó que yo era su enemigo.
“¡Es bella, como en las películas indias!”,
exclamé en voz baja con las rodillas temblorosas.

“¡Oh, cobra! Tu carne y tu sangre son de verdad
la carne y la sangre de Buda.
Yo soy sólo un prisionero de guerra
pero no soy tu alimento.

Tú, cobra, eres libre,
y si mi carne es de verdad tu sangre,
defiéndeme con los espíritus de esta laguna
para llevarme a los tres refugios del Buda.

La cobra me miró fijo con amorosa bondad
y luego bajó la cabeza.
se alejó hacia el sur deslizándose en la laguna
y yo volví al trabajo de sobrevivir.





Después de que Vietnam invadió Cambodia en noviembre de 1978, en febrero de 1979, mi familia y yo emprendimos camino hacia nuestra casa en Chbar Ampeou (campo de caña de azúcar). En Wat Prek Dambok vi esqueletos de niños colgando de un árbol krasang marchito.


EL ÁRBOL KRASANG EN PREK PO


En el 75 el árbol krasang estaba florecido
y dio fruto para la sopa de toda la aldea.
Para el 79 se había marchitado y sus espinas
estaban adornadas con cabello de bebés, su corteza manchada con sangre.

En el 75 al árbol krasang lo rodeaban
personas buscando refugio.
Para el 79 lo rodeaban
esqueletos de bebés machacados

contra el tronco por los utapats.
Los utapats dijeron: “Para aniquilar
la hierba, arránquenla diariamente”. ¡Oh, hierba!
¿qué pecado ha cometido la hierba?

Después de la invasión vietnamita
seguí el río Mekong hacia mi casa.
Me detuve, exhausto, enfermo, a descansar aquí,
en el segundo piso de un ashram abandonado.

Me eché a dormir en una completa oscuridad,
pero los cráneos aplastados me hacían temblar.
Medio dormido, oía los lamentos de las almas
de los niños pidiendo una explicación:

“¡Ma! ¡Oeuy! ¡Oeuy! ¡Ma! ¡Ma!
¿Qué hicimos mal?
Los utapats nos asesinaron,
agarrándonos de los pies
para destrozarnos sin piedad,
rompiendo nuestros cráneos
contra el árbol krasang.
Nuestra desgracia fue haber
nacido en medio de una guerra
para nunca ver las caras de nuestras madres.
¿Qué querían de nosotros los utapats?
¿Por qué estaban contra los hijos de Dios?
¡Cómo se atreven a menospreciar a Dios!

Esa noche, permaneció conmigo el olor de la sangre.
Al amanecer, bajé y encontré una gran capa de vainas de arroz
manchadas con sangre hasta un metro de profundidad
evidencia de una masacre más reciente.

Luego oí el alma ahogada del árbol krasang
empapado con la sangre de los niños. Los utapats
habían matado sus frutas con el fruto de nuestras entrañas.
Ninguno pudo escapar.




PESADILLA


Enrollado en la cama, hecho un ovillo
como un bebé en el vientre,
deseo que ellos jamás
crucen las fronteras.

Desorientado, de algún modo me hallo a mí mismo
al borde del bosquecillo de bambú
a campo abierto.
Y el retumbar de los tanques
y el trepidar de las pisadas de los soldados
vibra en cada espina del bambú.

Pronto los gritos de
“¡Cójanlos!
¡Cójanlos vivos!”
remueven mi sangre,
hacen que entrechoquen mis rodillas.

Me quito la camisa,
escondo el rostro,
abrazo un tronco de bambú,
retengo mi respiración,
deseo de nuevo:
“¡Oh Dios, cambia su parecer!”

Mientras se acercan más y más
Me vuelvo más y más pequeño
Lo suficientemente pequeño para entrar en el tronco de bambú.
Pero canto aún con temblorosa voz-
“¡Buda!”
Una hoja de hierba
puede soportar gotas de rocío,
¡no fragmentos de vidrio roto!
“¡Dharma!”
Una hoja de hierba puede soportar gotas de rocío
¡pero no pedazos de metralla!

sábado, 22 de octubre de 2011

zaindu maite duzun hori, Ruper Ordorika





Iritzi helduak, uste haundikoak,
Gure herriaz.
Goiz eta arrats berriketan
Gure herriaz.
Nik ere nahi nituzke
Halako segurtasunak eduki.
Baina, gauzak zer diren,
kontuak ez zaizkit ateratzen ongi.
Hori suertea
Nonnahikoak diren hoiena!
Sasi guztien gainetikan
Dabiltza hegan.
Inork ez zidan esan
Euskaldun izatea zein nekeza den,
Hobe nuela hautazea
Munduko hiritar izatea.

Kantu leunak
Nahi nituzke jarri.
Eguzkia
Ainubian denari.
Zaindu maite duzun hori.
Hala esaten didate:
Zertan zabiltza maite kontuetan?
Elkarbizitza jokuan
Eta zu, berriz, bertso ttikietan.
Kantu leunak
Nahi nituzke jarri.
Eguzkia
Ainubian denari.
Zaindu maite duzun hori.
Zaindu gorroto duzun hori.
Zaindu...




Opiniones sensatas, de plena confianza,
Sobre nuestro pueblo.
Por la mañana y por la tarde hablando
De nuestro pueblo.
Yo también querría
tener semejantes seguridades.
Pero, lo que son las cosas,
las cuentas no me salen tan bien.
¡Menuda suerte
La de esos que son de cualquier sitio!
Por encima de todas las zarzas
Andan volando.
Nadie me dijo
Qué dificil es ser euskaldun,
Que más me valía elegir
Ser ciudadano del mundo.

Cantos suaves
Querría poner.
Al que es sol en Ainubi.
Cuida eso que amas.
Me han dicho así:
¿Cómo andas con asuntos de amor?
La convivencia en juego
Y tú, sin embargo, con versos pequeños.
Cantos suaves
Querría poner.
Al que es sol en Ainubi.
Cuida eso que amas.
Cuida eso que odias.
Cuidalo...


Letra de Joseba Sarrionaindia

viernes, 21 de octubre de 2011

kynikós




Pobre amigo mío, se pasa el día intentando convencerme de que me quede jugando con él, y yo de aquí para allá, perdiendo el tiempo con mis cosas. No sé cómo tiene tanta paciencia.

miércoles, 19 de octubre de 2011

el comulgatorio, Manuel Vilas





He vuelto al trabajo, aunque para nada estoy curado, para nada...




EL COMULGATORIO


Es posible que no conozcas demasiado las afueras de Zaragoza:
ese mundo ambiguo, fronterizo y misterioso.
Ya no son suburbios las afueras.
Son un combate lento entre el ladrillo y la tierra,
entre el asfalto y el erial,
entre la farola y la luna.
Entre muertos y vivos.
Entre santos y pecadores.
Entre gladiadores y cristianos.

Más allá de Torrero, más lejos del Actur,
allá donde los efluvios del Carrefour terminan,
más allá de Las Fuentes,
hay un mundo de calles asfaltadas con fantasmas
que terminan en huertas sin frutos
y acequias sin agua,
de bares al lado de escombros desesperados
que dejan ciega la mirada,
bares desolados, de casetas de campo
junto a grúas recién puestas,
de albañiles tristes que hablan en rumano,
convertidos más tarde
en locos vampiros llenos de luz con baterías muy baratas,
todo es barato en este reino mío,
de neumáticos torturados,
de pequeñas tiendas que despachan pan industrial
y golosinas calientes.

Las afueras son también un reino de juventud:
allí es donde los jóvenes de treinta años tienen su futuro,
su piso y su larga deuda con los hombres viejos.
Porque los hombres viejos tienen el poder y la nada,
tienen las leyes y el dinero, y mujeres viejas, a quienes
ya no se follan -porque todo es una mentira inabarcable-
y son dueños de los techos, de las paredes,
de la domesticación del frío,
del pegajoso frío.

Allí les esperan dorados domingos para disfrutar
del salón de diecinueve metros cuadrados,
de la cocina de siete, del "dormitorio-suite" de diez,
así lo llamó el constructor el día de la firma del contrato,
de la plaza de garaje que protege del bárbaro viento
de los desmontes recién urbanizados a un Corsa del 87,
y de las magníficas vistas a la autopista de Barcelona.
Mira esas vistas, cariño,
mira ese ardor del sol contra nosotros,
mira cómo nosotros acabaremos como ellos,
como esos tipos que nos han vendido esta mierda,
cómo seremos leña roja y almas baratas,
así que deja que te lo haga todo esta noche,
es lo único que tenemos. Deja que me coma
lo que ellos no tienen: tu carne blanca y dulce
y que apague
tus gloriosas ganas de follar. Es nuestro reino.

Cuando llege el insomnio, que llegará, cuenta,
para no volverte loco, amor mío, cuenta el número
de coches que pasan
a doscientos kilómetros por hora
(provistos de aparatos
altamente sofisticados que detectan los radares
de las baratas autoridades policiales españolas)
en madrugadas tan insignificantes
como las golosinas que venden en la tienda de la esquina.

Amor mío no puedes dejar tu trabajo, amor mío
si quieres follamos hasta morir, pero por favor
no dejes tu trabajo.



Manuel Vilas, Calor, Visor Libros, Madrid, 2008

martes, 18 de octubre de 2011

tres poemas de René Depestre





El neumático incendiado
A Laënnec Hurbon
A Hans Christophe Buch

¿Conocéis la receta del tío Lebrun?
buen solomillo de haitiano a la plancha,
entrecot con patatas de nigromantes,
ola de historia humana azulona
de tanto sangrar en leña de infamias.
Haitiano-bistec viviendo el infierno
en un tercio de isla donde circula el destino
lejos de los convidados a la comedia,
sometidos los músculos, subastados en el templo
de los mercaderes negros y blancos de la globalización.
¡En el país primer productor mundial
de desdichas y de zombis,
voto en contra el neumático incendiado,
en contra del espacio y del tiempo locos
que nos hace la llama del tito Lebrun!
Yo voto por Toussaint Louverture
en contra del eterno retorno del látigo a mi lomo.
Salgo huyendo del viejo
orden gemelo bárbaro/civilizado;
a todo correr dejo para siempre
la casa en llamas de las barbaries:
soy un matinal volver a empezar,
mi carnaval madruga para ir
a-votar-al-sol-de-un-arte-de-vivir-juntos.



Omisión de socorro a poetas en peligro

La ternura de los poetas viaja
en ballena azul alrededor del mundo:
ayudadnos a salvar esta especie
en vías de extinción.


Intemperies 99
A Pierre Tournier

Más allá de las viñas naufragadas
más allá de las casas reventadas
y de los sueños esfumados,
más allá de los ojos que todo lo perdieron,
más allá de las vidas que la lluvia humilló,
en la herida más viva del espíritu
la cicatriz va haciendo su obra de ternura:
los inocentes pájaros aprenden a cantar
de nuevo en el silencio de las gentes.
Lézignan-Corbières,
noviembre 1999









miércoles, 12 de octubre de 2011

mi barco. Raymond Carver






He estado fuera de juego algunos días por una avería en mi ordenador. Muchas gracias a todos por esperarme.


Mi Barco

Mandé hacer mi barco por encargo. Sale justo ahora
de las manos de sus constructores. Ya le he reservado un lugar especial
en el puerto deportivo. Va a tener unas cuantas habitaciones
para todos mis amigos: Richard, Bill, Chuck, Toby, Jim, Hayden,
Gary, George, Harold, Don, Dick, Scott, Geoffrey, Jack,
Pay, Jay, Morris, y Alfredo. Todos mis amigos. Ellos saben
quiénes son.
Tess también, desde luego. No iría a ninguna parte sin ella.
Y Kristina, Merry, Catherine, Diane, Sally, Annick, Pat,
Judith, Susie, Lynne, Annie, Jane, Mona.
Doug y Amy. Son de la familia, pero también amigos,
y les gusta divertirse. Habrá una habitación en mi barco
para todos ellos. ¡Hablo en serio!
También habrá sitio en mi barco para sus historias.
Para las mías y para las de mis amigos.
Para las cortas y para las que nunca se acaban. Para las reales
y las inventadas. Para las que estén escribiendo y para las que hayan acabado.
Y también para los poemas. Poemas líricos y narrativos, poemas oscuros.
Para mis amigos pintores, habrá pinturas y lienzos
a bordo.
Habrá pollo frito, carne para el almuerzo, quesos, bocadillos,
pan francés. Todo lo que nos gusta a mis amigos y a mí.
También tendremos una enorme cesta de fruta, por si alguien quiere fruta.
Por si alguien quiere contar por ahí que comió una manzana
o unas uvas en mi barco. Con sólo pedirlo,
tendrán todo lo que quieran.Toda clase de soda.
Cerveza y vino, seguro. A nadie se le negará nada
en mi barco.
Saldremos del puerto soleado y a divertirse, ése es el plan.
Se trata de pasárnoslo bien todos juntos, sin más. No pensar
en esto o en aquello, lo que tenemos que hacer o lo que hemos hecho.
Habrá cañas de pesca, por si alguien quiere pescar. ¡Los peces
saltan a la vista!
De hecho podemos hacercarnos a la costa un poco,
pero sin correr peligro, nada serio.
La idea es divertirnos sin llevar ningún susto.
Comeremos, beberemos y nos reiremos un montón en mi barco.
Siempre he querido hacer un viaje así,
con mis amigos, en mi barco. Si nos apetece,
escucharemos a Schumann en la CBC.
Pero si no resulta, pues nada,
sintonizaremos la KRAB y escucharemos The Who y los Rolling Stones.
Lo que les haga más felices. Puede que todos
tengan su propia radio en mi barco. Sea como sea,
nos lo pasaremos bien. La gente se va a divertir
y va a hacer lo que quiera en mi barco.



My Boat


My boat is being made to order. Right now it’s about to leave
the hands of its builders. I’ve reserved a special place
for it down at the marina. It’s going to have plenty of room
on it for all my friends: Richard, Bill, Chuck, Toby, Jim, Hayden,
Gary, George, Harold, Don, Dick, Scott, Geoffrey, Jack,
Pay, Jay, Morris, and Alfredo. All my friends! They know who they are.
Tess, of course. I wouldn’t go anyplace without her.
And Kristina, Merry, Catherine, Diane, Sally, Annick, Pat, Judith, Susie, Lynne, Annie, Jane, Mona.
Doug and Amy! They’re family, but they’re also my friends
and they like a good time. There’s room on my boat
for just about everyone. I’m serious about this!
There’ll be a place on board for everyone’s stories.
My own, but also the ones belonging to my friends.
Short stories, and the ones that go on and on. The true
and the made-up. The ones already finished, and the ones still being written.
Poems, too! Lyric poems, and the longer, darker narratives.
For my painter friends, paints and canvases will be on board
my boat.
We’ll have fried chicken, lunch meats, cheeses, rolls,
French bread. Every good thing that my friends and I like.
And a big basket of fruit, in case anyone wants fruit.
In case anyone wants to say he or she ate an apple,
or some grapes, on my boat. Whatever my friends want,
name it, and it’ll be there. Soda pop of all kinds.
Beer and wine, sure. No one will be denied anything, on my boat.
We’ll go out into the sunny harbor and have fun, that’s the idea.
Just have a good time all around. Not thinking
about this or that or getting ahead or falling behind.
Fishing poles if anyone wants to fish. The fish are out there!
We may even go a little way down the coast, on my boat.
But nothing dangerous, nothing too serious.
The idea is simply to enjoy ourselves and not to get scared.
We’ll eat and drink and laugh a lot, on my boat.
I’ve always wanted to take at least one trip like this,
with my friends, on my boat. If we want to
we’ll listen to Schumann on the CBC.
But if that doesn’t work out, okay,
we’ll switch to KRAB, The Who, and the Rolling Stones.
Whatever makes my friends happy! Maybe everyone
will have their own radio, on my boat. In any case,
we’re going to have a big time. People are going to have fun,
and do what they want to do, on my boat.


Raymond Carver. Todos Nosotros. Bartleby Editores. Madrid. 2006

jueves, 29 de septiembre de 2011

tres poemas de Imtiaz Dharker





ASESINATO DEL HONOR

Al final me quito este abrigo,
este abrigo negro de un país
que juré por años era mío,
que usé más por hábito
que por intención.
Nací portándolo,
me creí sin elección.

Me quito este velo,
este negro velo de una fe
que me hizo infiel
a mí misma,
que amordazó mi boca,
que dio a mi dios el rostro de un demonio,
y apagó mi propia voz.

Me quito estas sedas,
estos encajes
que alimentan los sueños de dictador,
el mangalsutra* y los anillos
tintineando en el vaso de lata de las necesidades
que me mendigaron.

Me quito esta piel,
y luego el rostro, la carne,
la matriz.

Vamos a ver
qué soy aquí dentro
cuando atraviese con esfuerzo
la cómoda jaula de hueso.

Vamos a ver
qué soy aquí afuera,
fabricando, urdiendo,
tramando
en mi nueva geografía.

*Collar que llevan las mujeres casadas



MUJERES BAÑÁNDOSE

Todas nuestras vidas, en cada ciudad,
fuera de cada paisaje
las aguas de la Alhambra
han estado murmurándonos.
Desde las fuentes, desde el curso de las aguas,
desde los secretos charcos en los patios,
voces llaman a través de los siglos.

Otras mujeres se bañan
a la luz de la luna.

“Vengan”, dicen, “Salgan del calor del día,
fuera de cuartos ensombrecidos, vamos a escapar y a escabullirnos,
que caigan los velos uno tras otro.
Deslízate hacia los charcos que yacen como espejos del cielo,
y que la luna inunde nuestros cuerpos".

Voluptuosas caderas, cuerpos exuberantes.
Cuerpos como granadas,
rebosantes de promesas.



DIRÁN, “ELLA DEBE SER DE OTRO PAÍS”

Cuando no puedo comprender
por qué incendian libros
o acuchillan pinturas,
cuando no pueden soportar mirar
la propia de desnudez de dios,
cuando prohíben la película
y destruyen las sillas para detener la obra
me pregunto por qué
sólo sonríen y dicen,
"Ella debe ser
de otro país".

Cuando hablo por teléfono
y los sonidos vocales se apagan
cuando las consonantes son duras
aunque deberían ser suaves,
ellos se darán de inmediato
lo determinarán enseguida
a su propia satisfacción.
Cloquearán sus lenguas
y dirán,
"Ella debe ser
de otro país".

Cuando mi boca suba
en lugar de bajar,
cuando porte un mantel
para ir al pueblo,
cuando sospechen que soy negra
o escuchan que soy gay
no se sorprenderán,
fruncirán sus labios
y dirán,
"Ella debe ser
de otro país".

Cuando termine las aceitunas
y escupa las semillas
cuando bostece en la ópera
en los fragmentos trágicos
cuando haga pipí en el viñedo
como si estuviese en Bombay,
ostentando mi culo desnudo
cubriendo mi rostro
riendo a través de mis manos
ellos darán la espalda,
sacudirán sus cabezas muy tristemente,
dirán,
"Ella no sabe algo mejor.
Ella debe ser
de otro país".

Puede ser que haya un país
donde todos nosotros vivamos,
todos nosotros fenómenos
que no estamos dispuestos a dar
nuestra lealtad a gordos y viejos tontos,
sinvergüenzas y matones
que portan el uniforme
que les da el derecho
a ondear una bandera,
inflar sus pechos,
poner sus pies en nuestros cuellos,
y quebrantar sus propias normas.

Pero de donde nosotros estamos
no parece un país,
sino las grietas
que crecen entre las fronteras
a sus espaldas.
Allí es donde vivo.
Y estaré feliz de decir,
"Nunca aprendí tus costumbres.
No recuerdo tu lenguaje,
ni conozco tus maneras.
Yo debo ser de otro país".


Traducciones de León Blanco

miércoles, 28 de septiembre de 2011

aculturación y aculturación, Pier Paolo Pasolini





9 de diciembre de 1973
Aculturación y aculturación*


En estos tiempos de austeridad, muchos lamentan las molestias de la falta de vida social y cultural organizada, fuera del Centro "malo", en las periferias "buenas" (dormitorios sin zonas verdes, sin servicios, sin autonomía, sin relaciones humanas reales). Lamento retórico. Porque si todo lo que se dice que falta en las periferias existiera, lo seguiría organizando el Centro. El mismo Centro que, en pocos años, ha destruido todas las culturas periféricas que, hasta hace pocos años, aseguraban una vida propia, sustancialmente libre, incluso a las periferias más pobres o miserables.

Ningún centralismo fascista ha logrado lo que el centralismo de la civilización de consumo. El fascismo proponía un modelo, reaccionario y monumental, que luego se quedaba en letra muerta. Las culturas particulares (campesinas, subproletarias, obreras)seguían obedeciendo, imperturbables, a sus modelos antiguos. La represión se limitaba a obtener su adhesión de palabra. Hoy, por el contrario, la adhesión a modelos propuestos por el Centro es total e incondicional. Se reniega de los modelos culturales reales. La abjuración es un hecho. Se puede decir, por lo tanto, que la tolerancia de la ideología "hedonista" implantada por el nuevo poder es la peor de las represiones de la historia humana. ¿Cómo se ha podido ejercer esta represión? Mediante dos revoluciones en el interior de la organización burguesa: la de las infraestructuras y la del sistema de información. Las carreteras, la motorización, etc. han unido estrechamente la periferia con el Centro, anulando las distancias materiales. Pero la revolución del sistema de información ha sido aún más radical y decisiva. Con la televisión, el Centro ha igualado todo el país, tan diverso por su historia y tan rico en culturas originales. Ha emprendido una labor de homologación destructora de la autenticidad y la concreción. Ha impuesto, como decía, sus modelos, los de la nueva industrialización que ya no se conforma con un "hombre que consume" y pretende que las ideologías distintas de la del consumo sean inconcebibles. Un hedonismo neolaico, ciegamente olvidadizo de los valores humanistas y ciegamente ajeno a los ciencias humanas.

Antes, la ideología impuesta por el poder era, como es sabido, la religión, y el único fenómeno cultural que "homologaba" a los italianos era el catolicismo. Ahora el catolicismo compite con un nuevo fenómeno cultural "homologador", el hedonismo de masas. Como tal competidor, el nuevo poder ha empezado ya a liquidarlo desde hace unos años.

Porque en el modelo del joven hombre y la joven mujer propuesto por la televisión no hay nada de religioso. Son dos personas que valoran la vida solo a través de sus Bienes de consumo (y siguen yendo a misa los domingos; en coche, por supuesto). Los italianos han aceptado con entusiasmo este nuevo modelo que les impone la televisión según las normas de la Producción Creadora de Bienestar (o mejor dicho, de salvación de la miseria). Lo han aceptado, pero ¿realmente son capaces de realizarlo?

No. O lo realizan sólo en parte, convirtiéndose en su caricatura, o logran realizarlo en una medida tan escasa que se convierten en sus víctimas. La frustración o incluso la angustia neurótica son ya estados de ánimo colectivos. Por ejemplo, los subproletarios, hasta hace poco, respetaban la cultura y no se avergonzaban de su ignorancia. Al contrario, estaban orgullosos de su modelo popular de analfabetos que sin embargo conocían el misterio de la realidad. Miraban con cierto desprecio altivo a los "hijos de papá", a los pequeñoburgueses, de los que se diferenciaban aunque estuvieran obligados a servirlos. Ahora, en cambio, empiezan a avergonzarse de su ignorancia. Han abjurado de su modelo cultural (los más jóvenes ni siquiera lo recuerdan, lo han perdido por completo) y el nuevo modelo que tratan de imitar descarta el analfabetismo y la tosquedad. los muchachos subproletarios -humillados- borran su oficio en su carné de identidad y lo sustituyen por la calificación de "estudiante". [...] Al mismo tiempo, el muchacho pequeñoburgés, para adecuarse al modelo "televisivo" -que le resulta connatural, pues lo ha creado e impuesto su propia clase- se vuelve extrañamente tosco y desdichado. Si los suproletarios se han aburguesado, los burgueses se han subproletariezado. [...]

La responsabilidad de la televisión en todo esto es enorme. No como "medio técnico", claro está, sino como medio del poder y poder en sí misma. No sólo es un lugar a través del que pasan los mensajes, sino un centro que fabrica mensajes. Es el lugar donde se concreta una mentalidad que de lo contrario no se sabría dónde situarla. A través del espíritu de la televisión se pone de manifiesto, en concreto, el espíritu del nuevo poder.

No cabe duda (a los resultados me remito) de que la televisión es más represiva que cualquier otro medio de información del mundo. A su lado, el periódico fascista y los letreros mussolinianos pintados en las alquerías mueven a risa, (con dolor) el arado frente al tractor. El fascismo, lo digo una vez más, fue incapaz de arañar el alma del pueblo italiano; el nuevo fascismo a través de los nuevos medios de comunicación e información (sobre todo, justamente, la televisión), no sólo la ha arañado sino que la ha lacerado, la ha violado, la ha afeado para siempre [...]


* Artículo aparecido en Corriere della sera con el título: "Sfida ai dirigenti della televisione (Desafío a los directivos de la televisión), reproducido parcialmente.

Pier Paolo Pasolini, Escritos corsarios, ediciones del oriente y del mediterráneo, 2009, Madrid

Traducción del italiano: Juan Vivanco Gefael

martes, 27 de septiembre de 2011

Shuntaro Tanikawa





Hierba

Así, viniendo un día
de algún lado,
repentinamente me paré sobre la hierba;
y como mi memoria celular señaló
asuntos sin terminar
tengo una forma humana,
y he hablado incluso sobre la felicidad.


Escuela

La escuela está ardiendo.
De las ventanas de los salones
sale abundante humo negro.
Los pupitres están ardiendo.
Los tableros están ardiendo.
El cuadro que dibujé está ardiendo.
Ha explotado un piano en la sala de música.
El piso del gimnasio se hundió y
sobre el patio de juego la barra para izarse se
derritió.
La escuela está ardiendo.
No hay maestros en su interior.
Todos los alumnos están soñando.
La lengua anaranjada del fuego lame con dicha
la escuela completa.
La escuela grita y se retuerce
y lentamente se colapsa sobre tierra.
Zigzaguean chispas hacia el cielo.
¡Oye, escuela, qué tal te parece ahora!


Shuntaro Tanikawa

Traducciones de Rafael Patiño

lunes, 26 de septiembre de 2011

dos poemas más de Aharon Shabtai






MIENTRAS MARCHÁBAMOS

Hace dos días en Rafi’ah,
nueve árabes fueron asesinados,
ayer seis
fueron muertos en Hebron,
y hoy —sólo dos.
El año pasado
mientras marchábamos
desde la calle Shenkin,
un hombre en motocicleta
nos gritó:
"Muerte a los árabes!"
En la esquina de Labor
frente al mercado de Bezalel,
junto a la carnicería
de Braun,
y en la esquina de Bograshov:
"¡Muerte a los árabes!"
Durante un año entero
este poema estuvo tirado
sobre la acera
a lo largo de la calle King George,
y hoy
lo levanto y compongo
su línea final:
"¡Vida a los árabes!"


SOL, OH SOL

Sol, oh sol,
¿cómo es que brillas
y el país se oscurece?
Ni siquiera una hoja de luz
penetra las cabezas –
y no hay rayos
en las cámaras del corazón.
¿Cómo es que tu resplandor
se vierte en vano
para los soldados y ladrones de tierra
en Bidu, Budrus, y Bil’in?
Cómo ilumina
tu lámpara el camino
a aquellos que golpean ancianos
y envenenan pozos?
Sol, oh sol,
eres, parece, no un sol
sino apenas un trozo de excremento.


Aharon Shabtai

domingo, 25 de septiembre de 2011

canción para Gulsoma, Usha Akella





Canción para Gulsoma*

Pequeña, vestías de verde el día de tu boda, tenías cuatro años,
tu padre, muerto; tu madre se fue; te dejaron casada,
“Déjenme morir, no quiero cumplir más años, – decías – no más, no más”

Golpizas, pan y fríjoles; golpizas, pan y fríjoles,
queloides, cortadas y cicatrices: en la tierra de los dólares,
de los autos y el dinero, pequeña, te hemos visto ya en la pantalla.

Sin ositos de peluche, ni Disney sobre el hielo, ni patines, ni hamburguesas con papitas,
ni visitar a tus amiguitos para jugar, ni patinar sobre torta, ni baloncesto, ni helado,
ni abrazos de mamá, ni cobija ni cama, temblando de frío bajo oscuros cielos.

Los días en que te golpeaban, sin comida y te encerraban en un cobertizo;
¡oh, pequeña! ¡oh, pequeña! la calidez de tu hermosa sonrisa,
el misterio de tu espíritu: seguiste viviendo cuando te querían muerta.

Gulsoma, sigue brillando, pequeña; vieja alma: sigue, sigue brillando;
eres un pájaro, has hallado tus alas, eres anaranjada llama;
Gulsoma, hueles a rosas, es el dulce perfume de tu sonrisa,
en una tierra de rocas, eres un río que corre y corre y sigue corriendo.

¿De qué color es el paraíso en tus sueños?

Gulsoma, sigue brillando, pequeña; vieja alma: sigue, sigue brillando;
eres un pájaro, has hallado tus alas, eres anaranjada llama;
Gulsoma, hueles a rosas, es el dulce perfume de tu sonrisa,
en una tierra de rocas, eres un río que corre y corre y sigue corriendo.

¿De qué color es el paraíso en tus sueños?


*Gulsoma es una niña afgana que fue vendida a los 4 años de edad a un vecino, como esposa para su hijo de 3 años. Sus suegros la esclavizaron y maltrataron (la golpearon, la hacían dormir a la intemperie y la torturaban de diferentes maneras) hasta el año 2000, cuando escapó de ellos para ser atrapada por los talibanes que la devolvieron a dicha familia después de golpearla. Finalmente pudo huir con éxito en el 2005, después de que su suegro la amenazara de muerte. Hoy tiene 13 años y vive en un orfanato en Kabul.


Usha Akella