Buscar este blog

martes, 27 de diciembre de 2011

reglas de conducta en los puntos suspensivos, David de San Andrés (antes David González)








Reglas de conducta en los puntos suspensivos
[1]


Durante un tiempo, en Barcelona, mi madre
fue ayudante en el laboratorio de investigación
de la casa del dolor de cabeza [2].
Mi madre, como es evidente, ignoraba por completo
el pasado nazi de la firma para la que trabajaba [3].

De pequeña, mi hermana Belén tenía una amiga.
Barbie [4]. Pero mi hermana aún no sabe la verdad
sobre su amiga: No era rubia, ni alta, esbelta
o sofisticada; en realidad su amiga,
Barbie, tenía doce años, vivía a las afueras
de Bangkok y trabajaba diecinueve horas seguidas
en un taller con rejas en las ventanas
y puertas cerradas con llave. Mi hermana, Belén,
todavía no sabe que su amiga,
Barbie, junto con ciento ochenta y siete personas más,
murió en un incendio que arrasó la fábrica en 1993 [5].

De la misma manera, yo no sabía, cuando lo compré,
que en mi televisor [6] sólo se podrían ver imágenes
reales de guerras civiles reales [7]
e imágenes, también reales, de obreras mejicanas
que debían someterse, por cojones o por política,
a test de embarazo ilegales, a análisis de orina
y a las manos que, sin ningún miramiento, palpaban
sus vientres; o que en mi teléfono móvil [8]
sólo sería audible el sonido de los reactores
nucleares de las distintas centrales nucleares
de alta peligrosidad esparcidas por el Tercer Mundo.

Como tampoco podía saber que (puntos suspensivos [9])

Este poema, por tanto, sólo puede tener un final.
El que cada uno de nosostros, de acuerdo con su conciencia,
quiera darle.




1. Este texto está dedicado a Klaus Werner y Hans Weiss, autores de "El libro negro de las marcas", libro del que proceden los datos recogidos en el poema

2. Bayer


3. Empleo de prisioneros de guerra y de personas sometidas a trabajos forzados como mano de obra, y fabricación del gas Zyklon B, para exterminar judios en los campos de concentración


4. De Mattel


5. El sistema de alarma para incendios estaba estropeado. No había extintores automáticos. Ni salidas de emergencia


6. Samsung


7. La de la República Democrática del Congo, sin ir más cerca.


8. Siemens A 50


9. Coca-cola, Nestlé, Shell, Disney, Nike, Tommy Hilfinger...





Voces del Extremo, Poetas en Moguer. Poesía y Canción, VV.AA., Fundación Juan Ramón Jiménez, Moguer, 2004



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada