Buscar este blog

miércoles, 23 de noviembre de 2011

tres poemas de U Sam Oeur







Antes del tiempo de mi niñez en la granja en Camboya, los Poetas Viajeros cantaban las profecías de Intda. Usaban alegorías para evitar que los acusaran de atacar al gobierno. Las profecías se centraban en un cataclismo que sucedería en Camboya en los años siguientes. Pero los intelectuales en Francia no prestaron ninguna atención a estas profecías; en cambio, se unieron a los comunistas vietnamitas y destruyeron su propio pueblo y su país.




LA PROFECÍA DE INTDA -1-


¡Los truenos en el este hacen el sonido traDOK!
los ancianos del pueblo cruzan los brazos y lloran
la hembra del cangrejo se arrastra hasta lo alto de la montaña para desovar
y la garceta blanca se mantiene escondida entre las cañas.

El árbol Bodhi da hojas aunque carece de raíces
la cobra incuba su veneno permaneciendo enrollada en su cubil,
los búfalos se ocultan para afilar sus cuernos
mientras el rey de los cisnes vuela en busca de un sitio para su nido.

Los petirrojos empollan los huevos bajo el árbol kongkea
mientras los negros cuervos llevan higos para regarlos en la tierra.
Todo el mundo los recoge y los conserva.
Después, se darán cuenta que estaban equivocados al hacerlo.

Las garcetas blancas de largo cuello hacen alarde
de que saben cuántos peces hay en el agua,

mientras las garcetas grises buscan comida en las ciénagas
disfrutando su vida muy discreta.
Aunque Sieha se pasea por ahí con un aire furioso
ellas siguen hartándose hasta el alba.

La tigresa sobrevive en su refugio en la selva,
se esconde en el momento apropiado,
y cuando los truenos retumban por todas partes
sale de su santuario para apagar las voraces llamas.

Aunque los toros y las garcetas blancas
parecen quererse en estos días,
como si fueran amigos íntimos
sus pensamientos son, de hecho, falaces.

Por otro lado, los tigres y las garcetas se mantienen separados;
nunca se encuentran.
Y cuando lo hagan
todas las naciones temblarán,

porque estos dos animales son feroces;
practican estrategias, tácticas y tretas;
ambos son poderosos
más poderosos que los rayos.

Ahora les pedimos que se levanten para contarlos:
¿de qué lado están?
¿están a favor de las garcetas, o son pro tigres?
Sólo aquellos que tienen visión pueden escoger bien.






Durante los sesentas, se cumplió la profecía de Intda, pero solo a lo largo de la frontera entre Camboya y Vietnam. Luego en 1970, “el petirrojo empolló sus huevos bajo el árbol kongkea” y “los negros cuervos llevaron higos para regarlos en la tierra”. Después, en abril de 1975, la profecía se realizó plenamente.



LA DECADENCIA DE LA CULTURA


En mayo del 75, escondí la preciosa riqueza,
empaqué arroz blanco en las maletas
y ropa vieja, un pequeño horno de hierro,
ollas, sartenes, platos, cucharas, un hacha, un azadón,
un poco de pescado curado en pequeños recipientes de plástico:
lo puse todo en una carreta y la arrastré hacia el este
bajo la luna llena.

“¡Ah, el hogar, el hogar! el suelo sagrado donde vivíamos felices,
el patrimonio construido, poco a poco, por mi padre,
¡Oh, la fuente de Naga con sus siete veneros,
preservando nuestras tradiciones de antaño!

¡Oh, Monumento de la Independencia! ¡Oh, biblioteca! ¡Oh, libros de
poesía!
¡Nunca podré cantar de nuevo los poemas de inspiración divina!
¡Oh, palabras quintaesenciales de los poetas!
¡Oh, artefactos que nunca podré tocar o ver de nuevo!

¡Oh, Phnom Penh! ¡Oh, pagoda donde adorábamos!
¡Oh, Angkor Wat, sublime monumento a
las aspiraciones de nuestros viejos antepasados jemeres!
¡Ah, puedo ver a través de estas tres selvas!

No estaré en ninguna parte,
no tendré noche,
ya no tendré días,
seré un hombre sin identidad.

“Dolor por las camboyanas
que fueron fieles a sus amados;
ahora vagan insomnes,
en cualquier rincón de sus hogares.
¡Oh, árboles rang, campos de desove,
convertidos en zancos quemados por la conflagración del Pot-Sary.
Aniquilen los árboles rang, las palmas de azúcar,
la República Jemer!”

No hay más intelectuales, no más profesores:
todos se han ido de Phnom Penh, llevándose los niños,
desposeídos, engañados hasta la última persona,
desde el culí hasta el rey.






PROFECÍA DE INTDA -2-


Compadécete de Nokor Kok Thlok-
en los viejos tiempos, tuvimos una vida sin preocupaciones,
ahora, dos hombros cargan tres troncos,
y los nativos son forzados a murmurar contra ellos mismos.

Los simios lanzan su progenie a los tigres
como manjares para paladares embotados-
ellos no tienen piedad por su propia carne y sangre-
el hambre de poder ha aturdido sus sentidos.

Oh, qué pena por el Rajá Sieha.
¿Por qué buscas refugio en el Himalaya?
No has aparecido para darnos consejo.
¿O hemos hecho algo que te ofenda?

¿Has notado que los lagos se secaron?
¿Que ha habido una sequía y que todos los peces murieron?
O es porque dos hombros cargan ahora tres troncos-
¿Es por esto que no has aparecido?

En tu larga ausencia, nos preguntamos qué va a pasar enseguida.
¿Vas a esperar que el preceptor te encuentre y te guíe de regreso?
¿O es a causa de que no encuentras una sombra dónde detenerte?
¿Es por ello por lo que no regresarás?

¿Por qué no tienes piedad de nosotros, seres sensibles
que han sufrido agonías indecibles?
Hoy en día no encontramos disfrute en nada,
sólo frustración y angustia.

Y ahora todo se estropea:
los cocodrilos se ahogan en los ríos.
Acaso sabes que los peces temen a los lagos,
y los cachorros de tigre temen a sus madres, y las nutrias temen a los peces.
Las anguilas temen el lodo, las garcetas temen los estanques.
Ahora el pequeño simio sabe hablar
y hay un gran árbol con tres escaleras,
donde hombres y mujeres se enamoran de demonios.

Secas calabazas naufragan en los arrozales,
mientras flotan por doquier rotos platos;
esto es llamado agitación social.
Y cuando hay truenos en abril, la lluvia rebosará las tierras,

inundando los arrozales y los jardines,
inundando los cinco ríos, los lagos y los estanques,
entonces los peces estarán jubilosos.
Eso alivia sus miserias; ellos sonríen a causa de la lluvia.

Algunos han visto una luz muy adentro en las junglas,
extendiéndose hasta una dama de bellas formas.
Incluso aunque su sampot* está sucio, ella no lo lava,
porque hay torrentes que arrecian desde la cúspide de la montaña.



*Sampot es un atuendo largo y es traje emblemático de Camboya

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada