Buscar este blog

viernes, 21 de octubre de 2011

kynikós




Pobre amigo mío, se pasa el día intentando convencerme de que me quede jugando con él, y yo de aquí para allá, perdiendo el tiempo con mis cosas. No sé cómo tiene tanta paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada