Buscar este blog

jueves, 28 de octubre de 2010






Cada día, en el trabajo, tengo la costumbre de echarle un vistazo al ADN, aprovechando que dejan un montón de ejemplares en la sala de espera para los usuarios del tren. En el número de ayer, me llamó la atención una de las cartas al director, encabezada con el epígrafe: "Mejor Milk Party", que hacía un juego de palabras con el Tea Party de la Palin and company, un presunto proyecto de Esperanza Aguirre (copiado del engendro americano), denominado 'imaginativamente' Café Party, y el título que el lector había elegido para su carta, porque coincide en el fondo, y en el sarcástico uso de la palabra leche, con un poema que escribí hace tres o cuatro días. Claro, que no me extraña la coincidencia, dado que eso del Tea Party, aunque yo no tenía noticias entonces de lo del Café Party, ya pedía a gritos la recurrente burla... No era mi intención publicar aún el poema, pero esta casualidad me ha dado pie a hacerlo, sobre todo pensando en que quizás alguno de vosotros hayáis leído la carta.


Bad Milk


En el bar de este lugar de paso
Todas las tardes se detiene un selecto grupo
De crédulos currantes
Ante humeantes tazas de café
Para arreglar el mundo

Y
Entre sorbo y sorbo
Tacita a tacita
Empapelan sin papeles
Abortan abortistas
Desorejan antitaurinos
Descasan homosexuales
Talan ecologistas
Etc.

Es nuestro pequeño tea party local
Aunque sin nada de té
Sólo café expreso
Y mucha mala leche

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada