Buscar este blog

martes, 11 de enero de 2011




Pedro J. Ramírez y Agatha Ruiz de la Prada son dos de las peores personas que he conocido en mi vida. Lo digo con propiedad: estuve currando en el chalet ilegal que tienen en la Costa de los Pinos durante todo el mes de julio de 2007 (con diferencia, el peor servicio que he hecho desde que soy vigilante). Agatha es una histérica malfollada, que se levanta en camisón por las noches, cuando llueve, para que le busques a su perro y que lo metas contigo en la garita, como si él no tuviera una caseta más grande que muchos apartamentos de protección oficial (y luego, encima, va el cabrito y se sacude dentro); que se levanta acojonada cada día porque se piensa que el "populacho" le va a invadir el chalet; que te dice que le lleves las maletas con desprecio y arrogancia (mucho cuidado eh, que es XII marquesa de Castelldosríus, XXIX baronesa de Santa Pau y Grande de España) y te hecha la bronca por cualquier chuminada de niña pija... Y qué voy a decir de Pedro J. que no se sepa... Ah, bueno, sí, que, aparte de ser un mafioso, es un explotador. No sé cuantos veranos tuvieron que pasar para que esa gentuza se dignara a ponerle una garita al segurata de turno; antes de eso, todos los vigilantes tuvieron que hacer la guardia en la puta calle, con tan sólo una sombrilla de playa para protegerse de los rayos del sol y una silla de plástico para sentarse, durante 12 horas, 12. Pero ahí no queda la cosa, durante el verano que me tocó trabajar allí, no nos dejaban entrar a los baños de los empleados del chalet, así que teníamos que ir a hacer nuestras necesidades a un cerro que hay enfrente...
No os extrañe que estas dos bellas criaturas me hayan inspirado poemas como estos:


El escolta

Escolta privado
Indica su placa
Aunque
Realmente
Parece mayordomo
A jornada completa
(Conduce el coche blindado
Compra los periódicos
Acarrea la compra
Transporta las maletas
Lleva a los críos al cole
Acerca a los señores
A la cancha de pádel
Pasea al perro
Etc. etc. etc.)

Es mi trabajo,
así están las cosas,
y que no falte
Alega

Desde luego
No le interesa el final
De la violencia

Pero
¿Y su protegido?
El jefe
¿Quiere
Sinceramente
El fin de ETA?


Perro

Compartí la garita con el perro
Paseé con el perro
Hice mis necesidades con el perro
Ladré con el perro
Escondí el rabo con el perro

El perro no era mío

Yo era el perro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada