Buscar este blog

viernes, 23 de marzo de 2012

que el fuego recuerde nuestros nombres (2/6). Antonio Orihuela








Adios Michael Bowen,
que son setenta y cinco mil hermanos de las flores
rodeasteis el pentágono para exorcizar a los espíritus malignos,
hacerlo levitar a cien metros de altura
y así parar la guerra del Vietnam.

Adios Abbie Hoffman que amenazaste a la seguridad nacional
con soltar un gas misterioso
cuyos efectos impulsarían a la gente
a desprenderse de la ropa, besar a los demás y hacer el amor.
Adiós Diggers, que disteis de comer al hambriento
sólo porque así debe hacerse.
Adiós Yippies, que quisisteis abolir el dinero y la polícía.
Adiós hippies, paz, amor y colocón, el viento os llevó,
¿pero, dónde, dónde?

Adiós a todos los que un día predicasteis:
Métete en tu película antes que ellos te metan en la suya,
o, tal vez, la re3volución es algo más que rock y drogas.

Adiós André Bretón,
santón de la última de las revoluciones burguesas,
la belleza nunca más será convulsa.

Adiós Malcolm X, adiós Panteras Negras,
peinados afro y faldas dashikis,
fugaces revolucionarios de un socialismo negro
lleno de infiltrados de la CIA.
Adiós Buster Keaton,
yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho ser dos tontos.

Adiós Ernesto Che Guevara,
asesinado por soldaditos con plomo americano.
Adiós USA, hambrienta cloaca del mundo.




Antonio Orihuela. Todo el mundo está en otro lugar. Ediciones de Baile del Sol. Tegueste (Tenerife). 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada