Buscar este blog

martes, 13 de julio de 2010




IGNOMINIA

Mientras la hoja del alfanje avanzaba
Sobre el miedo atrincherado
El mundo desperezaba un párpado,
Vacilaba.

Y cuando el ojo de la cámara
Rasgó por fin el silencio
Un metódico vendaval ensangrentó
Para siempre las aguas y los campos.

Las altas conciencias que en el universo
El caos ordenan
Rescataron el sosiego en la fluidez
De urgentes relatorios
Y en la incierta estadística de los esqueletos.

Ruanda cuenta aún los cráneos de sus hijos.


Conçeicao Lima

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada