Buscar este blog

sábado, 18 de junio de 2011

Más violencia, viejos, alienación... Menos mal que nos queda Bukowski







Más violencia, viejos, alienación



Ayer se presentó en la estación de trenes de Manacor un grupo de indignados, o dignos, como dice lúcidamente Ana [Pérez Cañamares], con la intención de informar de la manifestación convocada para el próximo 19 de junio. Pusieron varios carteles por los alrededores y junto a los tornos. Yo me limité a advertirles de que eso no le iba a gustar a la gestora, quien llegó precisamente en ese momento y les pidió que quitaran los folletos. Me disculpé torpe y tímidamente, diciendo que por mí podían haber empapelado toda la estación, y me sentí ridículo cuando le conté a uno de ellos que el domingo, día 19, no podré asistir a la mani porque tengo que trabajar.

Así como estaba, herido por culpa de los mazazos de la alienación, y para rematarme, pasaron cerca de mí un hombre y una mujer, que llevaban a un niño de la mano. El hombre, que tenía todas las trazas de ser un currante, le decía a la mujer: Panda de vagos… A picar piedra los pondría yo a todos… Se está hablando mucho de violencia en estos últimos días…; qué queréis que os diga esas palabras me parecieron de una violencia tan gratuita como brutal: el odio contenido del buen súbdito, el sumiso, el que nace viejo y tonto y muere tonto y viejo. Lacerantes palabras que ni la mejor marihuana puede mitigar…

Y yo allí solo con mi dolor: “Eres débil, Patri, demasiado sensible”. “Vas a cumplir 50 tacos, ¿cuándo vas a madurar?: tiene que haber ricos para que los pobres tengamos trabajo”. “Tú, siempre soñando, no eres nada realista”… Voces de jóvenes viejos, de viejos de vida malgastada...

Por último, como colofón, un anciano, que estaba esperando el tren, me comentó que si los indignados no querían democracia ni nada es que eran como Franco, o sea franquistas...

No sabría decir si es que me fallaron las fuerzas o que tuve compasión de él, el caso es que le seguí la corriente.






Os dejo por hoy con un poema del viejo y sabio Bukowski.



Sé amable


siempre nos piden
que entendamos
el punto de vista de los demás
no importa cuan ignorante
estúpido o aburrido sea.

te piden que veas
su fatal error
sus vidas malgastadas
con amabilidad,
especialmente
si son viejos.

pero la vejez es el total
de nuestros actos.
ellos envejecieron mal
porque vivieron mal,
rehusaron ver.

no es su responsabilidad?

de quién es?
mía?

me piden que no les diga
lo que pienso
por miedo de
su miedo.

la vejez no es un crimen

pero la vergüenza
de una vida
deliberadamente
malgastada

entre tantas vidas
deliberadamente
malgastadas

si lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada