Buscar este blog

martes, 5 de abril de 2011




LAS MALDICIONES DE LA VIUDA ACHOL

Soy una pobre mujer sureña
Que no ha tenido paz desde 1955.
Los británicos, egipcios y árabes sudaneses
Han arruinado mi vida y mi visión estos cuatro años.
Cuando Iraq amenaza a Israel
Llueven bombas sobre Bagdad
Y se crea la tormenta del desierto.
Cuando Milosevich hace a sus propios musulmanes
Lo que los árabes nos hacen a nosotros
La completa Serbia estalla en fragmentos.
Le pedí a Clinton, Carter, Thatcher
Cuidar también mi senda luego que la Casa Blanca
Haya dejado la oveja bajo el tierno cuidado
Del astuto zorro del desierto
Pero no soy amenaza para los intereses de Europa;
No soy el niño elegido del Dios de Israel.
Ahora que el marxismo ha muerto
No podemos extorsionar a occidente para que nos haga algo bueno.
La única arma que me queda para emplear
Son las maldiciones abundantes de la pobre mujer afligida.
Aquí vamos, entonces, maldiciendo a occidente por todos sus pecados:

Mueran sus hombres y mujeres de cáncer
Ustedes que no pueden morir de minas quiebra-patas y bombas;
Que los carros agoten sus almacenes
Ustedes que viven apaciblemente en cuartos con aire acondicionado;
Que el amor por el lucro arruine su juventud
Ustedes que amasan riquezas obtenidas sin miramientos;
Que la obesidad y el síndrome de la pitanza excesiva mate a su gente
Ustedes que no han conocido el hambre en estos 54 años;
Que sus hijos e hijas busquen dolores personales
Ustedes que se mofan de los torsos consumidos de mis niños;
Que sus hijos se conviertan en asesinos de familia
Ustedes que no dudan en erradicar la injusticia en todas partes;
Que la confusión descienda sobre sus casas
Ustedes que toman la hospitalidad del paisano
Por falta de sofisticación;
Que los Dioses Indios, Dioses Aborígenes, Dioses Esquimales, Dioses Pigmeos
Se combinen todos para hacer llover calamidades sobre su pueblo
Hasta que regreses inclinado y des prueba de humildad,
Ustedes que caminan arrogantes como dioses,
Que Kurdos, Bereberes, Tamiles, Inuitas, Chipanes
Convoquen a sus dioses y diosas a estar junto a ellos
Para asegurar que los maltratos que trajeron a nuestras tierras
Están rectificados todos
¿A nuestra satisfacción?
Y hasta que todos se hayan vuelto humanos,
Todos humanos, y cuiden de mis niños espigados
Entonces descargaré esta maldición.
Yo, la viuda Achol, he hablado,
Elevando mis manos hacia Ngundeng.
Amen.


NO ME VOY MÁS DE ROMANCE...

Con el General Sida aterrorizando las ciudades y los campos
No debemos ir más de romance muchachos
No vayamos más de romance.

Con las Feroces Leonesas del Sida merodeando las planicies y ciudades
No debemos ir más de romance muchachas
No vayamos más de romance

Con el Oficial del Sida pagando créditos a diestra y siniestra
No debemos extraviarnos del recto sendero, gentes
No nos extraviemos del recto sendero.

Con Doctores y Comerciantes recomendando diariamente los condones
Debemos utilizarlos como estudiantes recursivos
Usemos condones como recurso

Con el Banco Mundial y las Multinacionales amenazando reducciones
Debemos una admonición a los esposos para recordarles sus mayores juramentos
Una admonición a los esposos para recordarles sus juramentos

Con tantos maestros ya despachados y otros tantos consumiéndose
No nos aprovechemos de los alumnos, maestros
No nos aprovechemos.

Con los sostenes de familia despedidos a diario de la fuerza laboral
Juraremos no perder nuestros empleos
Juraremos nunca perder nuestros empleos

Con los paisajes del consumo clamando piedad por el entorno
No hagamos nada por influjo esposos
No hagamos nada por influjo.

Con tantos niños huérfanos y abandonados
Debemos pensar dos veces antes de concebir, damas
Pensemos dos veces antes de concebir.

(San Pablo fue justo:
Ello te lleva afuera
Ello te lleva abajo:
Ello te lleva a disminuir.
Hazlo sólo para procrear
Con la que desposaste.)


Taban Lo Liyong (Sudán)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada