Buscar este blog

viernes, 29 de abril de 2011




Supongo que a estas alturas habréis visto todos la foto que ha salido en la prensa en la que aparece una esvática tatuada en el brazo de un legionario durante la procesión del Cristo de la Buena Muerte, celebrada en Málaga el jueves de la semana pasada (aunque el diario ultraderechista La Gaceta retocó el tatuaje para que el símbolo nazi no se mostrara en su publicación). Pues bueno, resulta que pensé en escribir un poema que hablara de eso, pero he recordado que ya lo había escrito hace un año y medio con motivo de otro santo y patriótico evento.


12 de octubre


12 de octubre
En la tele
Entrevistan a un joven soldado
Que ha ido a presenciar
El desfile del día de las fuerzas armadas
En el paseo de La Castellana

Se muestra orgulloso
Y dice que anhela
Que su hija también sea militar el día de mañana

En su antebrazo luce un subfusil tatuado
(Símbolo inequívoco de la paz que estos sujetos representan
Según propagan los medios de formación de masas)

Esvástica mediadora
En tierra perpetuamente arrasada y pacificada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada